Categorías
Ingresa si ya estás registrado para poder comentar las publicaciones.

Síguenos en Redes Sociales
28 mayo
2018
Ensayo Literatura Recomendación Reseña
122 Vista(s)

UNA HERMOSA HISTORIA ANTIGUA

Por Alberto Navia

Las historias antiguas siempre han sido unas de las más favorecidas por el público. Las variadas maneras de contar estas historias van desde los relatos alrededor de las hogueras hasta los modernos filmes que hacen uso de las más sorprendentes tecnologías para sorprendernos. Consiguen gran parte de su encanto en el solo hecho de acercarnos voces lejanísimas en el tiempo y la distancia que evocan momentos que se han ido pero que resultan parte de la historia común de la humanidad. Tales historias nos cuentan sucesos de los cuales nos habría gustado ser protagonistas o, al menos, espectadores, o nos presentan personajes que nos hubiera encantado conocer. Es por esto que este tipo de historias siempre nos resultan, de alguna manera, tan cercanas y fascinantes.

Pues bien, hablaremos ahora de una de esas historias lejanas en tiempo y distancia, una historia que sucede mil trescientos años antes del inicio de nuestra era durante el reinado de Neferjeperura Amenhotep en el fascinante antiguo imperio egipcio. Ya el solo hecho de tratarse de una historia de un lugar y tiempo tan atractivos incita a conocer esta novela pero eso no es todo Neferjeperura Amenhotep es también conocido como Akenatón y su pareja real resulta ser ni más ni menos que uno de los personajes más atractivos de esa parte de la historia de la humanidad: la reina Nefertiti. Seguro que estas deseando ya saber a qué historia me refiero.

Pero esta historia no se trata de la vida y los hechos de un faraón o su bellísima consorte sino de uno de sus súbditos a quien ha tocado en suerte vivir uno de los momentos más convulsos de la historia del Egipto antiguo: la instauración de la que tal vez sea la primer religión monoteísta. Un tiempo en que todo el panteón egipcio fue sustituido por un solo dios: Atón, el dios Sol y la propuesta de su hijo Akenatón para instaurar el reino de la hermandad del hombre.

El 19 septiembre de 1908 nacía en la ciudad finlandesa de Helsinki Mika Toimi Waltari hijo de Toimi Armas Waltari, un profesor de secundaria, y Olga Maria Johansson. Mika llegaría a convertirse en uno de los escritores más prolíficos y representativos de su país y su obra más importante es de la que aquí les estoy hablando: Sinuhé el egipcio, novela que publicó en 1945.

Sinuhé es un bebé recogido por Senmut, un médico egipcio de pobres, y su esposa Kipa de una cesta que flota abandonada en el rio Nilo (sí, idéntico que la historia bíblica de Moisés pero más de mil años antes). A pesar de origen incierto y el linaje humilde nuestro personaje éste llegará a convertirse en el médico real y amigo íntimo del faraón Akenatón. Son estas mismas circunstancias las que le obligarán a salir de Egipto para recorrer la Babilonia, Creta y Siria de sus tiempos. Así, de esta manera, Mika Waltari nos muestra las costumbres de aquellos pueblos construyendo una novela histórica sorprendente en donde podemos observar de cerca a las personas que habitaban aquellas lejanas tierras en aquellos tiempos.

Waltari se inspiró en un antiquísimo cuento egipcio llamado “La historia de Sinuhé” que ha llegado hasta nosotros gracias a los descubrimientos del egiptólogo Chabás en 1863, empero, el escritor finlandés marca la diferencia entre tal cuento y su novela haciendo que sea la misma Kipa quien le diga a su hijo Sinuhé que le ha elegido su nombre inspirándose en aquel viejo cuento.

El relato contado por Mika Waltari no adolece de terribles batallas, valerosos y osados guerreros, grandiosas tesoros, hermosas mujeres e infaustas consecuencias. Es una historia completa que, aun siendo una novela, cuenta con un fuerte sustento histórico. Aquí les dejo un breve momento de ella:

“Estás en mi corazón y nadie te conoce sino tu hijo el faraón. Tú lo inicias para tus designios y lo consagras con tu poderío; el universo está en tus manos tal como lo has creado; los hombres viven de tu luz; cuando te acuestas mueren, porque eres la vida y por ti los hombres viven. Todos los ojos contemplan tu belleza hasta que te acuestas; todo trabajo es abandonado cuando desapareces tras el Occidente. Desde que has establecido la tierra, la has preparado para la venida de tu hijo que ha salido de tus brazos, para ver el dios en vida de la verdad. El dueño de los dos países, hijo de Ra, que vive de la verdad, por el sueño de las dos coronas has creado el mundo…”.

Espero que la disfruten tanto como yo la he disfrutado y que nos comenten sus apreciaciones.

ENTRADAS RELACIONADAS

Borges inicial >> Alberto Navia

Variaciones de una certeza, de Yelenia Cuervo >> Édgar Pérez

Letras y lucha libre: Función monstruo de Dán Lee >> Armando Escandón

.

(Visited 14 times, 1 visits today)



Deja un comentario

Síguenos en Facebook

Productos

Síguenos en Instagram