LA HERMANA MAYOR 

por María Estela Aguirre

Los hermanos le dan sentido y fulgor a la vida.

.

La hermana mayor alimenta

a los menores, cuando madre

sale a trabajar.

Papá, cuando se puede,

hace el guisado de puerco,

si no, puros frijoles graneados.

También cuida a los más pequeños.

.

La hermana grande, con su beca,

les da sonrisas y cereales a todos.

.

A mamá que regresa cansada,

muy cansada, esta hija de la

historia, le regala muchas sonrisas,

abrazos y consuelo.

Soba sus pies y la espalda

con Iodex.

Le da atole de masa con canela,

bien calientito y oreja de pan;

afuera nieva.

Mamá sonríe y le agradece

su generosidad mientras

se calza las chanclas

con peluche adentro.

Mija, ven acá; te cubriré

con mantas y besos.

.

Madre sigue limpiando

el templo, regala palabras

y afecto a la esposa del pastor.

Ella, agradecida, le entrega

una colchita bordada y cosida,

para el bebé recién nacido

de papá y mamá.

Está hecha de puros pedazos

de amor y solidaridad,

de la femenil y la pastora.

.

Ahora la hermana enorme

de tamaño y sentimientos,

es una maestra normalista.

.

Los niños crecen y ella

los lleva al dentista,

les compra calzones,

burritos, zapatos y dulces.

.

Dios está muy feliz

porque mandó a la tierra

una hermana llena de luz.

Esa luminosidad Él se la dio

para que la entregue en la tierra;

le ayude a hacer el bien,

repartir atole, pan,

palabras de la Biblia,

testimonios y milagros de otros

y de ella hechos por fe.

.

Su sonrisa es de las más tiernas

venidas del cielo,

privilegio que no a todos les toca.

Así como la luminosidad de sus ojos

que se cierran poco, descansan,

cuando sus labios muestran contento.

.

El Creador le ha dicho

que reparta sus dones espirituales

y materiales a todos

los que lo necesiten; por eso,

los tarahumaras desposeídos,

arrancados de su otrora riqueza,

y los otros diatiro sin nada,

que pasan por su puerta

y van a la frontera, tocan;

saben que ahí hay tacos,

bebidas calientes. Además, mucho

de su corazón que late gustoso.

.

Dios, si le alcanza el tiempo,

podría mandar al mundo,

más hermanas grandes como ésta.

21 de julio del 22

.

IMAGEN AL EXTERIOR

Dos mujeres >> Colin Campbell Cooper., EUA, 1856-1937.

María Estela Aguirre nació en el estado de Chihuahua en 1955. Estudió la maestría en Enseñanza e Historia de la Biología en la UNAM y es doctora en Ciencias en Educación Agrícola Superior por la Universidad Autónoma Chapingo y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Costa Rica. Sin embargo, sus gustos literarios la han llevado a explorar diferentes caminos; así, desde 1995 tomó talleres con el poeta Rolando Rosas Galicia y el escritor Óscar de la Borbolla. En 1997 obtuvo el primer lugar en cuento en el certamen “Letras, Voces y Miradas”, organizado por la Universidad Autónoma Chapingo, y en 1998 ganó el segundo lugar en poesía en ese mismo certamen. Es autora del libro de cuentos y relatos “Arruga la nariz muy preocupada” (2001) y colaboró en el libro ”Tejedoras de Historias” (1996).  Actualmente estudia en los talleres de “Sombra del Aire” y “Sembrando Voces”.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario