UN SONETO DE J. F.

por Antonio Rangel

Por Antonio Rangel

El trabajo siguiente consiste en un análisis del soneto titulado “Flores de julio” que apareció en noviembre de 1895 firmado por J. F.

Mis líneas de investigación están en el ámbito narrativo, sin embargo, han cambiado un poco luego de que consultando Germinación, famoso periódico literario, en la Hemeroteca Digital Nacional, en el que supuestamente encontraría una crónica de Manuel Gutiérrez Nájera, tal como la Dra. Escobar refiere en un paper que publicó el mes pasado en el Boletín Hispánico de la Universidad de Texas, aparentemente, sin corroborar sus fuentes de consulta, en realidad lo que hallé fue el citado soneto, por lo que mi molestia se volvió entusiasmo, a pesar de que la calidad del poema no supera la medianía, proporciona una oportunidad para especular acerca de la identidad del autor, el misterioso J. F., algo que consideramos sumamente provechoso quienes estudiamos la época finisecular.

Cualquier estudioso del XIX sabe que la Lira Moderna fue la antología más amplia hecha en Latinoamérica de poetas y versificadores, publicada en 1901, en ella sin embargo se registra solamente un poeta cuyo nombre y apellido coincide con las iniciales dichosas, aludo como es obvio a Julio Flórez, quien vino a México y se hizo amigo de Amado Nervo, incluso se ha vuelto relativamente famosa la anécdota que, faltando al pudor, Jesús Valenzuela narra en sus memorias:

Ambos (Nervo y Flórez) fueron a visitarme muy temprano, apenas el sol iniciaba su reinado. A Nervo le sentí alientos que sobrepasaban el vino de consagración, mientras que el vate colombiano no abrió la boca en mi presencia, acaso por la misma circunstancia. Me hablaron de cierto amigo agonizante, de un médico avaro y excesivo, de la necesidad que tenían de mi asistencia, no pude negarme, pero por cobrarme el enjuague que sospeché, los seguí y los vi entrar a un bar innombrable, donde yo apenas estuve un instante por el espectáculo que vi que hicieron sus bocas. ¡Qué bueno que no soy poeta modernista!, me dije. (Valenzuela, 1923)

Por este testimonio, sin duda, conocemos a Julio Flórez. Pero citemos ahora el soneto que he hallado en mis investigaciones y que posiblemente estuvo inspirado durante su paso por México y sus encuentros con Nervo:

Yo tengo como el mar horas serenas

en que las palabras con sus misiones

me reblandecen y vencen tensiones

dejando en mi mente mansas arenas.

                                 .

Horas en que los soles de mis venas

son mudas y tibias circulaciones

son búhos dormidos sin conexiones

es un tiempo de fuga y casi penas.

                                 .

mas en tal trance viste mi sonrisa

quizás el cárabo que soy dormía

y mi cuerpo gozaba estando inerte

                                 .

en la mudez interna ni una brisa

de ideas o emociones poseía

mi yo estaba en el sueño de la muerte.

Como hemos dicho, salvo el primer verso y acaso el último, el resto es deleznable desde un punto de vista artístico. Sin embargo, no deja de poseer cierto interés lingüístico que utilice “búho” y “cárabo”. Sólo un colombiano podría haber hecho tal cosa a nuestro humilde juicio. En cuanto a las influencias es notable el eco baudeleriano. Aunque nosotros, en un nivel más profundo de lectura, creemos dilucidar un conflicto entre la identidad homosexual y la normativa de su época. Demos un breve ejemplo: “… la palabras con sus misiones / reblandecen y vencen tensiones”, por connotación misiones refiere a los misioneros católicos que influyeron en Nervo; y ‘palabras’ quiere significar Las-Palabras en mayúscula, o sea, la poesía, la de Nervo. En tanto que reblandecen y vencen tensiones son una clara connotación del enamoramiento por un lado y la disfunción eréctil, o en otras palabras, del descubrimiento de la pasividad sexual. Si parafraseamos estos versos dirían: Amado Nervo me enamora y me hace aguardarlo pasivamente.

A pesar de la pertinencia de mi interpretación, me parece necesario ahondar en mis investigaciones, para ello he juzgado indispensable viajar a Colombia para hacer una residencia semestral de investigación en la Universidad del Rosario, donde asistió Julio Flórez, donde además se llevará a cabo el Congreso Internacional de la Poesía Simbolista, para el cual he enviado y me ha sido aceptada mi ponencia “El homoerotismo simbólico de la preposmodernidad modernista de Julio Flórez en el soneto Flores de julio”. Por lo tanto, solicito a ustedes, estimados miembros del comité académico, atiendan mi solicitud de viáticos, beca y apoyo económico.

IMAGEN

Mares de Universo >> Óleo >> Belén Villalobos Infantes

.


Visitada 151 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

sikis izle 03/05/2016 - 02:43

Nice artigo! Obrigado..

sikis izle 07/05/2016 - 22:30

Viel Glück in Ihrem Blog, wie ich weiterhin regelmäßig zu folgen.

Dejar un comentario