LA ARAÑA

por Iván Dompablo R.

Por Iván Dompablo

.

No me escucha.

En la cima del espejo,

manchada de sangre,

una araña envuelve tus huesos y los míos.

 

Noche de mis sueños llena de grillos y ranas.

Letargo que me envuelve.

Aguarda noche despoblada.

 

No era la ausencia

un pinchazo bajo la piel,

aullido afónico.

 

Divagan trémulas sombras.

Ecos de cantos de ballena

se escuchan en toda la tierra.

 

Afuera acechan

manchas negras que devoran luz

y moscas de colores.

 

Ella descansa a mi lado.

Gatito ciego mirando el Cosmos.

Piel que te busca y la rechazas.

 

Ombligo desgarrado del cielo,

resplandores de fuego,

primer amanecer,

leve gemido.

 

Flores abriéndose.

 

Volver una y otra vez

antes de comenzar

mirarme en los espejos.

Negra esmeralda.

 

Conciliar el sueño

esparcido por el viento.

No había nada para mí,

silencios.

 

Me acusas y condenas,

los otros enmudecen.

 

La luz del sol

dora las gotas del rocío,

contemplación monótona.

 

Ni siquiera nos parecemos a nosotros mismos.

 

Primer disparo.

De un lado a otro

diminutas tempestades.

Vals insistente

en las entrañas.

Revelación.

Se arrastra con suavidad y

emerge un monstruo de cien cabezas,

se recompone.

 

Te extiendes.

No caes.

Volar como los pájaros

no lo sabes,

serás llovizna, gusano, árbol

y luz en combustión.

 

La fisura.

El frío comienza a colarse bajo la piel.

Oscura humedad naufraga.

 

Escándalo acelerado de mi miedo.

 

Transcurrían las horas.

Sólo una salida,

danzante llama.

Arder hasta carbonizarnos.

 

La tierra comenzó.

 

Una costra estaba tibia

en las entrañas suicidas

risas sin dueño.

 

Residencia que nadie visita.

Cárcel impostora.

 

Las nubes negras se extienden

en el horizonte de polvo,

los buitres melancólicos

alborotadores.

Ojos inyectados de sangre.

Destrozar cráneos.

Aprender lo acontecido.

Cerdos oscuros.

 

Golpe seco desde la nada.

 

Ciclos que se repiten.

Lamento de los desposeídos.

Tierra húmeda.

Flores dulces

en descomposición,

gota que se filtra de luz.

Calcio que alimenta la tierra.

Ramita que te sostiene,

poco a poco se desvanecía,

dejó de moverse mi propia materia.

 

Otro universo

yace en el abismo.

 

Cuerda metálica.

Navajazo astuto.

Deslizar de gotas.

 

Ambulancias dolientes.

Aullido que se agazapa.

Cita con fantasmas.

El rostro en el espejo que te mira,

araña petrificada

en un sueño de millones

de años.

 

Lejano quejido.

 

Momento que no llega.

IMAGEN AL EXTERIOR

Mares de Universo >> Óleo >> Belén Villalobos Infantes

.


Visitada 142 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario