Categorías
Ingresa si ya estás registrado para poder comentar las publicaciones.

Síguenos en Redes Sociales
06 abril
2014
Literatura
1169 Vista(s)

APOLOGIA AL CUERPO

Por Nidya Areli Díaz

El cuerpo es la herramienta más maravillosa de los seres vivos; es lírica y movimiento; es aroma y temperatura; es fuego y adrenalina. El cuerpo es el ente por medio del cual somos. Luego, ser es eso que nos hace distinguirnos de lo otro y, al mismo tiempo, fundirnos con el entorno; ser es la aventura de los estímulos, la sensación del abrazo cuando el rayo del sol nos acaricia suave o a mordiscos, el eterno preguntarse los porqués para no tener nada que contestarse. Con el cuerpo hacemos el amor con la mar, con la arena, con el ser amado; acariciamos al hijo; nos llenamos de golosinas y platillos deliciosos y nos cubrimos de adornos y disfraces varios. Bueno, también con el cuerpo defecamos, orinamos y segregamos todo tipo de sustancias pegajosas y, a veces, casi en secreto, deliciosas. Nos es más fiel el cuerpo que la madre, que el amado, que la propia conciencia; porque sólo él nos acompaña más allá de todo y de todos; tanto que, aun cuando hemos partido, él se queda muy quieto esperándonos, esperándonos, mientras un hervidero de gusanos lo devora.

Bailarina con vestido rosa » Sergio Martínez Cifuentes

Bailarina con vestido rosa » Sergio Martínez Cifuentes

 

Con ese cuerpo magnánimo y hermoso se expresan los árboles que se dejan mecer agasajados por el viento. Oye al árbol cómo hace el amor jubiloso, calmo, sensual, con esas brisas juguetonas y agoreras. El cuerpo de la flor le da belleza; la flor tiene a su cuerpo para besarse con el sol, para entregarse a los nutrientes de la tierra y para ser la criatura presuntuosa y altiva que es. Sólo el cuerpo te pone alerta ante el peligro, te dice ¡huye!, ¡huye, qué nos alcanza el mal! El cuerpo está alerta con cada uno de tus pelos, con cada milímetro de piel y cada glándula. ¿Quién mejor que el cuerpo que te lleva a todos lados?, ¿Quién más noble que se te entrega en todo y en todo te secunda? Es tan noble y sabio y desinteresado el cuerpo, que hasta en una sonora flatulencia te regala el placer. Mirar el cuerpo y tocarlo, tocarlo y seducirlo…, y entregarse a uno mismo sin más pretensión que pertenecerse un momento.

¿Cuánto le damos a cambio al cuerpo?, ¿quién lo ama como él nos ama?, ¿quién, con plena conciencia, le agradece el aquí y el ahora? No, el cuerpo es malo. Alguien allá, en lejanos tiempos, nos dijo que el cuerpo era el enemigo. Nos hicieron creer que el placer carnal era impuro y terreno; que la felicidad verdadera nada tenía que ver con el cuerpo, sino todo lo contrario; que nuestras esperanzas debían ponerse en lo intangible e incorpóreo. Nos dijeron que odiáramos todo eso que pudiera producir el más mínimo bienestar sensorial. ¡Córtate los sentidos!, nos dijeron. ¡No te mires eso!, exigieron. ¡Es de mala educación hablar de eso!, fuimos prevenidos. Y resulta que eso era tabú; es decir, todo lo que cabe en la palabra escatológico: los fluidos, la carne, la muerte, lo terreno…, el cuerpo. Pero dame sólo un poco de ti, nos espeta el cuerpo tan acostumbrado a los malos tratos. No ves que estoy cansado. Te llevo con alegría, comparto tus tristezas, sufro tus enfermedades, te produzco placer a pesar de la culpa que esto te genera… No, cuerpo mío, me voy al infierno si te escucho. Es de machos y abnegados y virtuosos aguantar los dolores y sinsabores. Es que, ¿no te das cuenta de que los aguanto yo? Mira que esto que eres tú, soy yo, concluyen y se quedan, ambos, cuerpo y tú, pensando, pensando.

¿Qué seré yo, ya sin el cuerpo? ¿Qué será el calor que no podré sentir?, ¿los aromas de las flores con los que mi nariz no podrá copular? ¿Qué serán los sueños que no podré soñar aquí en mis neuronas? ¿Qué será el viento sin mis poros? ¿Qué será de mis deidades a las que mi boca cálida ya no nombrará?, y ¿Qué será del ser intangible y etéreo al que la playa no podrá arrullar con sus olas? Dime, cuerpo, compañero eterno, ¿qué será de nosotros cuando nos separemos? Hablo con mucha seriedad, mirando al cuerpo de frente, en un espejo, y se queda callado, quieto, expectante y apesadumbrado. Parece que a él no le gusta la idea. Me mira desde sus ojos que tan bien conozco. Me siento un poco incómoda ante su silencio y, no obstante, cuan familiar, cuan solidario me parece siempre. Estoy en deuda, estoy en deuda, estoy en deuda…, sigo reiterando por un tiempo indefinido. No puedo ya nombrar lo innombrable. No puedo nombrar al Dios que no ama a mi cuerpo; ni al silencio que no le susurra a mis oídos lo bien que oyen; ni a la luz que no se enamora de mis ojos; ni a la lengua que no se sacia de mí. No puedo… simplemente…

Voy a entregarme, cuerpo, siempre a ti. Voy a despertarme primero contigo. Voy a hacerte el amor y a bendecirte. Voy a estar agradecida por todas estas sensaciones que me has permitido conocer; voy a mirar, a sentir, a comer, a oler, a escuchar sin temor pero con respeto hacia ti; y te voy a cuidar eternamente, como la flor deferente cuida sus pétalos, como los árboles cuidan sus tallos, como el pájaro cuida sus plumas y como el pez las escamas. Y eternamente, así, entrelazados, me quedaré contigo, entre gusanos, hasta que tú te vayas.

(Visited 227 times, 1 visits today)



6 comentarios en “APOLOGIA AL CUERPO

  1. Me hiciste llorar… ¡Me gustó tanto!

  2. JUAN JUAREZ dice:

    Buen ensayo, me encanta lo que escribes

  3. ¡Oh! Muchas gracias a ambos dos por sus comentarios, a mí ¡me encanta que me lean! Besos y buena vibra.

  4. Julio Toledo dice:

    Muy buen ensayo, me gusto mucho !!

  5. mahijuytr dice:

    ¡Excelso! No había leído nada tan perfecto como esta apología al cuerpo. ¡Me fascinó! Con tu permiso, la voy a guardar y a difundir, claro, siempre incluyendo tu nombre, no pienso plagiarlo. Y te repito: ¡me fascinó!

    1. Nidya Areli Díaz Garcés dice:

      Agradezco inmensamente tu comentario y me encanta que te haya gustado. Es bueno recordar de vez en cuando que no hay cosa más importante y fiel que nuestra propia materia que nos da vida. Un abrazo.

Deja un comentario

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram