TU NOMBRE

por Marisela Romero

Por Marisela Romero

 

Yo que te pensé unos versos,

no debo decir tu nombre;

contener debo el deseo

de emitir el dulce mote

que en dos sílabas se esconde.

Velar oclusiva sorda

marca su inicio sensual,

precediendo a la primera

de un par de fuertes y plenas

—según gramática buena—

a la central llena abierta

por fonética, ¿será?

Esta anuncia el breve paso

que sonoras alveolares,

de vibrante a lateral,

crean gracia musical.

Toda esta fuerza suaviza

una media posterior

para terminar en sorda

fricativa alveolar.


Visitada 111 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario