BATANG

por Nidya Areli Díaz

Por Nidya Areli Díaz

 

Rompe mis pasos la eternidad;

anidado en los rescoldos de mi mente

inunda un dios, demente y proceloso,

las orillas internas de mis credos.

Tortura un nigromante los pesares míos.

El Hacedor me mira y se conmueve,

¿que nunca amaste, Señor?, pregunto yo,

pero aquel no responde,

y en cambio el hechicero se aparece en mis sueños

aparcado siempre siempre

muy siempre entre mis piernas.

 

Hora del minuto inicuo,

de los destellos vacíos,

de las plétoras socavadas,

de mis pies burbujeantes

que vasto el tiempo captura;

hora de la hora de horas.

No me llames, Señor, que estoy de amante;

de curadora de sombras y poeta,

de la que ya no grita porque llora,

de la que está silente y medio loca.

Hora de la llamada al laberinto

y a la sima de cimas e implacables cimientes;

hora de que te sienta acurrucado

aquí, sin más, sumergido en el pubis.

No dudo más, Señor, de ti ni de la magia,

ni del cosmos errante que implacable

ha creado del pan, del pan corriente,

la sustancia exquisita del maná del eterno viviente.

 

Aquí yo estoy,

compleja y encriptada,

y está el amor latiéndome en la entraña.

Y me late la entraña en un susurro viviente

que lleva el viento inmenso a la intemperie.

Aquí yo estoy,

callada,

pero la mansedumbre no me toca;

porque me toca Dios presto en un brujo,

y en un embrujo eterno me eterniza.


Visitada 96 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Alberto Curiel 15/01/2015 - 20:36

¡Wow! Me he quedado sin palabras.

ivonne 16/01/2015 - 14:24

Wooow hermoso!!!

Gabi 21/01/2015 - 14:59

Bravo, que bonito :’)

Dejar un comentario