ABUELO, ¿Y EL PAÍS QUÉ SOÑAMOS?

por Yessika Rengifo

El abuelo contaba que Colombia se caracterizaba por ser un fragmento del Edén; Edén bañado de ríos, costas, la perla más bella de América Latina, unos zapatos viejos, un castillo, un Macondo que recorre el mundo, una hacienda, el Paraíso que cuenta el amor de María y Efraín, danzas africanas, orquídeas, entre otros. Pero, paradójicamente, Colombia es un país con una historia trágica. Desde el ingreso de los españoles a nuestro territorio en el siglo XV, no hay paz. Innumerables son las guerras que tiñen ese pedazo del Edén que contaba el abuelo, que saca tantas lágrimas y voces de protestas con un mensaje contundente: ¡Paz!

Los indígenas y los criollos se enfrentaron contra el dominador español logrando vencerlo, alcanzando la independencia política, pero a mediados del siglo XIX partidos liberales y conservadores que hoy en día son una mezcla de tantos, provocaron nuevas guerras, ocasionando una multitud de muertos, viudas, huérfanos, desplazados y un alto índice de desolación y pobreza. Desde 1948, con el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, la lucha es entre el gobierno y los grupos guerrilleros; una lucha que ha desencadenado tanta sangre y rendijas de paz que se consolidaron bajo el gobierno de Juan Manuel Santos; unas rendijas que han sido ultrajadas tantas veces y que nuevamente se fortalecen con el clamor de un pueblo que no soporta más voces silenciadas.

En ese llamado, el escritor William Ospina en su último libro, Guayacanal (2019), señala que: “Lo que necesita la humanidad no son soluciones; creo que lo que necesita es conciencia de lo que está pasando”; es decir, que se requieren sujetos sentipensantes de esa Colombia que ha sido devastada muchas veces por la violencia, corrupción y hambre, evadiendo estrategias transcendentales como la educación, salud, alimentación, vivienda y, demás, que garantizaran un nuevo horizonte. Ahora, encima de todo, ese horizonte se hace lejano con la lucha que se libra contra el narcotráfico que sigue segando vidas. Hasta ahora no hay ganadores ni derrotados o quizás sí: los vencidos son el pueblo, campesinos, madres, desplazados, líderes sociales y tantos que ponen los muertos.

Entonces, los miedos deben salir de cada rincón de la nación. De esa forma se podrá construir el país que se sueña, ése del que el abuelo hablaba desde la naturaleza, la interculturalidad, el respeto, el amor, la esperanza y la prosperidad. Dejando de lado el país de las malas costumbres pues, como decía García Márquez: “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

 

IMAGEN

La cosecha >> Saturnino Herrán., México, 1887-1918.

Yessika Rengifo. Escritora colombiana. Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magister en Infancia y Cultura de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Colombia. Desde niña ha sido una apasionada por los procesos de lecto-escritura, ha publicado para las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana de Investigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, y Proyecto Sherezade. Ha participado en diferentes concursos nacionales e internacionales, de cuento y poesía. Autora del poemario: Palabras en la distancia (2015), y los libros El silencio y otras historias, y Luciana y algo más que contar, en el librototal.com. Ganadora del I Concurso Internacional Literario de Minipoemas Recuerda, 2017 con la obra: No te recuerdo, Amanda.


Visitada 41 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario