LA HUIDA

por Alejandro Roché

Subo una escalera

                                 en cada latido un escalón

mis pies inmóviles en el suelo de cristal y yo

                                                                                sentado

contemplo la inmensidad de una azul tormenta arrancando la arena de la playa y

mis manos se sumergen en nieve de diamantes y

                                                                                        rocas

rodando desde un cráter rugiente.

 

Aterrado trato de subir aún más rápido

mis manos inmovilizadas con serpientes a mi espalda no pueden hacer nada

                                                                                                                        sólo volar

en medio de la tormenta sin rumbo y sin dirección me dejo caer hacia atrás

todo se derrumba de enormes naipes,

                                                                   rojos, verdes, azules, morados;

                                                                   todos los colores estrellándose en mis pupilas,

la luz asciende en ráfagas una y otra montadas en

un viento polar

avanzando entre la arena caliente y

                                                                 voraz

                                                                devorando la piel y las entrañas

                                                               rasgándose en las garras de los

                                                              buitres

peleándose la podredumbre de los muertos pululantes de la tierra, ríos y

el mar

de tiburones

flota en círculos desde las nubes esperando disputarse el botín de incontables

barcos pirata

navegando alrededor de una tortuga

girando.

 

Es mi rostro, mi risa, mis ojos se ven a si mismos,

incluso me contemplo en espejos,

mis reflejos se visualizan en sus propios recuerdos,

los recuerdos traslucen batallas perdidas de sudor,

                                                                                deseos

                                                                                no nacidos

al limbo lloran mutilados en el

tiempo

de un reloj atómico siempre preciso en cada átomo de cesio

moviéndose inequívocamente inexorables del

caos distante,

difuso que se desdibuja en el vidrio de mi ventana sudada al

                                                                                                   vapor

                                                                                                  del calor familiar.

 

Contemplo suspirar el vidrio

                                                     en el río de la avenida

surfear los topes y las montañas amasando cañones,

volcanes,

civilizaciones enteras derrumbándose en los cimientos

                                                                             de una peña.

 

Arranco mi ojo izquierdo y sale disparado regresando al

                                                                                ojo derecho.

Ve mi otro ojo en un suelo de algodón, manchado de sangre,

de blanco se torna rojo, de rojo a negro

                                                                 sol

se convierte en luna aullante llena

                                                de dolor

amargura ahíto de pesadumbre también me acongojo

mi boca calla desprendiéndose

                                      mi espíritu

pena un ciclo, dos ciclos, mil millones de eras y un eón después

la luna aún sonríe estrellada

al sol

en la aurora se sonroja enamorado y

nada al mar

las olas se mecen, todo continúa…

 

IMAGEN AL EXTERIOR

El caminante sobre el mar de nubes >> Caspar David Friedrich >> Alemania, 1774-1840.

Alejandro Roché nació en el Edo. de Méx. en 1979. Ingeniero en Comunicaciones y Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional. A la par de su desarrollo profesional como programador informático, se ha ejercitado desde temprana edad en la disciplina de la Literatura, sobre todo en el campo de la narrativa. Lector ávido. De 2000 a 2005 formó parte del Taller de Creación Literaria del escritor Julián Castruita Morán dentro de las instalaciones de la ESIME-Zacatenco del IPN. Durante los próximos años escribió la novela Abraxas, hoy publicada por entregas y disponible en este medio. Colabora con profusión en Sombra del Aire desde mayo de 2015.


Visitada 65 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario