¿CÓMO TE LLAMAS?

por Víctor Hugo Pedraza

Por Víctor Hugo Pedraza

Es media noche, otra vez, intento recordar para escribir, para recrear el pasado. Pero qué sentido tiene: ¿lastimarme? No, ya no. Recordar entonces es descubrirla, volver a verla ahí, tierna, hermosa.

Sólo tengo el valor de saludarla, como todos los miércoles. Me gusta, pero no sé sí deba decírselo, tampoco sé cómo. Es gracioso tener esta incertidumbre, se supone que a mi edad, debería saberlo o ¿debería consultar un manual?: Conquístela en 10 pasos. ¡Manual for idiots! Para todo existe uno de éstos, un deber ser. Bueno, para mi caso, no estoy muy seguro.

mujer sentada en bar-pedro sanz gonzález

Mujer sentada en bar » Pedro Sanz González

 

Comenzaré invitándola a salir: un café, un té o una cerveza; una película. ¿Le gustará el diseño gráfico?, ¿será que una cosa vaya con la otra? Espero que sí. ¡Qué tal que le atino! Debería preparar todo el tour. ¡Ah!, pero no sé con cuánto tiempo cuento, tal vez ella tenga que regresar temprano a su casa; qué tal que su mamá la espera sentada en el sillón de la sala viendo una película de Marlo Brando; si su papá también espera escondido detrás de las cortinas de la ventana de su recámara sosteniendo una escopeta, esperando a que lleve a su hija para después soltarme unos balazos; qué tal que ella debe estudiar para preparar su tesis doctoral sobre medios libres, alternativos, autónomos o como se llamen; y si vive sólo con su perrito y debe llegar a darle de comer; o si prepara un proyecto que revolucionará la industria farmacéutica, y si nos convertimos en una pareja de yonquis que viaja a través de Estados Unidos por la Ruta 66; y si terminamos desayunando desnudos en el lobby de un hotel en Reforma; y si se termina el 2 x 1 en los detergentes para ropa; y si esta “Declaración de odio” no es otra cosa que “Estar simplemente como delgada carne ya sin piel”; y si el sueño de California se diluye y en su lugar aparece uno más frío o si el rocanrol deja de sonar en mi corazón; qué tal que “La Tormenta” nos traga, mientras que nos peleamos por ser el MC o por sacar provecho de cada paso en nombre de la revolución; y si mi romanticismo no cabe en su modernidad.

—¿Por qué pensé en una diseñadora gráfica?

¡¿Y si mejor me callo y antes de invitarla a salir le pregunto su nombre?!


Visitada 199 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

4 comentarios

César Vega 22/05/2016 - 20:11

¡Delicioso! Me pusiste nostálgico y evocativo. Gracias.

Victor Hugo Pedraza 26/05/2016 - 11:41

Gracias a ti por leerlo, maestro.

Azucena Jiménez 26/05/2016 - 10:37

Guau!!!! Fascinante tu imaginación.

Victor Hugo Pedraza 26/05/2016 - 11:46

¡Azucena, gracias por regalarme unos minutos para leer!

Esa bendita imaginación, bueno, la realidad le da batalla.

Saludos.

Dejar un comentario