CHUPAMIRTO

por Nidya Areli Díaz

Por Nidya Areli Díaz

Daemonizante sinérgico asesino

totalitario sesudo homófago

yo, hiedra errante

tú, voz incauta

y alcalinos

-soluciones distendidas en fuegos azarosos-

rumeante, rumoroso, rutinario

y al fin el helios

y al fin la sal

y al fin la vida.

No pasa nada – todo sigue – todo ruge.

Todo en demora pastoso delicado

como los chupamirtos en su flor

como las cavidades

de los cuerpos ¡ay! sin pretensión

a sabiendas quizá

de deshuesados

desviscerados

y tristes.

Como cuando me dices

que así sin dramas

pero me viene al fin la gana santa

del desgañite

y el arrastre

la implosión exacerbada.

Soy una larva

polígama, eso sí,

pero muy sabia,

muy a lo mío

que pasó

sin dar aviso.

Te tomo cerca muy cerca de mi ombligo

y apareces desnudo y desalmado

crujiente y demudado

cual cadáver.

Te saludo cordial

voy a tu encuentro

y vienes a los gritos de mi carne.

IMAGEN AL EXTERIOR

Sabia adentro >> Óleo sobre tela >> Rafael Galdámez

ENTRADAS RELACIONADAS

Destrabalgamiento >> Nidya Areli Díaz

Los desaparecidos >> José Daniel Rodríguez Mendoza

.


Visitada 144 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario