CELDA

por Víctor Alvarado

Hay una celda perpetua
grandiosa
invisible,
una que es tuya y que es mía,
hecha de alambre de púa,
de tibio acero,
de cera y arcilla.

Entras en luna, sales,
llora, llora,
despierto de día.

Esa de barras de fierro,
encierro,
de olvido y de cuento.

Es una celda tan suave, tan dura,
todos entran,
viven al vuelo,
nadie sale para salir huyendo,
pagan por su sufrimiento
venden joden, joden compran
y siguen jodiendo.

Una celda es tu cuerpo,
tu aroma implacable,
tu gusto de cielo.

Otro mundo se escurre,
el sudor y tu aliento suplican,
más, más,
otro dolor, otro segundo.

Una ofrenda de cuero, espacio vacío y lleno,
noche de noches de duelo.

Hay una celda de mientes y mientes,
un lugar apartado,
un distante suplicio,
un placer infinito, iracundo.

La nostalgia es,
muere,
y revive segundo a segundo.

Deseas escapar,
no puedes.

Te vas a largar,
no quieres.

Hay una celda encerrada en lo oscuro.

Dame,
quiero entrar.

Ven,
pasa,
por aquí es el futuro.

 

IMAGEN AL EXTERIOR

Sin título >> Óleo >> Liu Yuanshou

Víctor Jesús Alvarado Arzamendi nació en la Ciudad de México el 8 de diciembre de 1977. Escritor y editor. Estudiante de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó estudios de comunicación colectiva y periodismo. Cursó el taller de creación literaria en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Ha participado como editor y columnista en algunas revistas impresas. Algunos de sus trabajos han sido publicados en antologías de cuento y en diversos medios impresos y electrónicos. Autor del libro de cuento ¿Esta mano es una mano?, editado por la Secretaría de Cultura de Michoacán. Tiene en proceso de revisión su primera novela y su segundo libro de cuento. En 2010 ganó el XVI Premio de Cuento de Humor Negro organizado por el gobierno de Michoacán.


Visitada 111 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario