ANSIEDAD (2/2)

por Lord Crawen

Viene de Ansiedad (1/2)

La mente sin dudas es un universo extremadamente complejo hasta nuestros tiempos, sabemos que existe, tiene memoria y produce toda clase de choques eléctricos hacia cada una de nuestras terminales nerviosas para mantenernos con vida. Cuando dormimos, se remite a realizar mínimas tareas, como la de respirar y, por supuesto, soñar. Un ingeniero mecánico, vecino de nuestra facultad, se interesó por el proyecto y realizó un casco con una red de lectura neuronal, el cual se encendería al momento de registrar cualquier cambio en algunas partes del cerebro. Lo probamos durante un tiempo y funcionó de manera mecánica, mas en el momento de los sueños, los resultados no eran los esperados. Decidimos entonces ahondar en el cuerpo humano y realizar experimentos en las terminales nerviosas con el casco y tuvimos algunos resultados excéntricos. Cada vez que excitábamos algún nervio, el cerebro enviaba órdenes de detener nuestras proezas. El objetivo era muy claro: si queríamos obtener una mayor respuesta, el casco debería estar no sobre la cabeza, sino dentro de ella.

Claro, no habría persona alguna que quisiera someterse a dichas pruebas, excepto Abdiel, mas no quería claudicar en el importante momento de su descubrimiento. El ingeniero mecánico, junto a un ingeniero en robótica, realizaron un casco de red neuronal a escala y fue colocado en ratas. Las hipótesis generadas, así como los tipos de variables serían distintos.

El primer experimento fue con una rata despierta, a la cual le colocamos la red neuronal, emitiendo chillidos de dolor al mantenerse despierta, para después, arrojarnos un sinnúmero de respuestas ante cada movimiento realizado. Esto nos dio a entender que el casco neuronal realizaba correctamente sus lecturas ante cada sinapsis del cerebro.

La segunda rata fue inyectada con un somnífero y se le colocó la red neuronal. Las lecturas fueron muy bajas, ya que los somníferos aquietan una gran parte de la actividad neuronal del sujeto durante el proceso de descanso y los sueños no suelen emitirse.

Una tercera hipótesis se realizó con un sujeto expuesto a extremo ejercicio y estrés, con la red neuronal colocada desde inicios del día, para luego darle de comer en exceso y el posterior sueño. Los resultados arrojados eran lo que estábamos buscando. El sujeto tuvo distintas pesadillas, lecturas altas de la red neuronal y, al momento de despertar y volver a dormir, continuaba dicho fenómeno.

Abdiel, contento con los resultados, solicitó apoyo de un ingeniero más, para crear algo aún más monstruoso. No tuve parte en este proyecto tras la descabellada idea explicada aquella noche.

Realizó un dibujo en una servilleta y no paró hasta terminarlo. Pedimos más de un café aquella noche y no me dejó ir hasta que no me explicase el final de esta locura. Cuando terminó su dibujo, lo firmó, patentando su invento plasmado en el viejo y arrugado papel de la cafetería. La idea y funcionamiento de tal aparato era la siguiente: el sujeto se conectaría a la red neuronal; al instante de conciliar el sueño, habría un cable transmisor de pulsos y pensamientos, uno conectado a un medidor de pulsos u osciloscopio, el otro, hacia una pantalla que iniciaría a transmitir el sueño de la persona. Esta pantalla estaría conectada a una estructura tubular en la que se insertaría al sujeto a arrastrar. Un tercero, manualmente, debería presionar el botón para abducir al sujeto del sueño que se quisiera erradicar. Una vez hecho esto, el enorme tubo contendría al sujeto del sueño para disponer de él como quisiéramos, ya sea realizando pruebas o destruyéndolo.

Mi compañero ha visto tantos filmes de ciencia ficción y su enorme necedad de erradicar su pesadilla lo han llevado a tal locura , tanto que en esa noche decidí dejarle el pago por lo consumido y algo de propina para los camareros, retirándome del lugar.

Esto no terminó ahí.

Me llamaba por las mañanas, contándome los avances del procedimiento y la creación de dicho aparato, así como también el desarrollo de su sueño. No omito comentar que la comunicación se entrecortaba debido a los golpes a la bocina del teléfono con el dedo índice. La ansiedad de mi compañero iba en aumento y la bestia de sus sueños, al parecer, retractada, dejó de aparecer.

Hace tan solo cuatro días realizó su acostumbrada llamada a las 6:00 horas del día para comunicarme un fenómeno impensable, el cual anoto como referencia de la investigación  en dado caso de que suceda algo en los minutos siguientes de redactado el documento.

“Día 93. El ente ha dejado de aparecer en mis sueños para asustar, dañarme o incluso como pieza indispensable de mi entorno onírico. Parece que he curado mi ansiedad debido a los experimentos realizados y he aniquilado todo rastro de temores del pasado. He dormido poco, aunque debo decir que estamos cerca de terminar el aparato de succión del sueño, estoy trabajando en el nombre. No me juzgues por ello justo ahora, lo patentaremos una vez que haya terminado todo esto. Bueno, continuando con la bestia o la sombra, o sea lo que sea, omite sus apariciones. Tal vez logré lo impensable, o tal vez, y sólo tal vez, tal vez se oye mal, estoy poco ansioso, o muy ansioso; no sé, pienso atraparlo. Me someteré al experimento en tres días. He solicitado a los ingenieros solo apoyo técnico, pero en la prueba final solo estarás tú. Por favor, dime que vendrás. He decidido someterme, antes del evento final, a una sesión de hipnotismo para recordar los sucesos de mis padres, lo que llevó a esta criatura a materializarse en mis sueños. Di que vendrás, no me digas tal vez, tal vez no aguardo nada. Sólo no lo digas ¿quieres? Ven y comparte esto conmigo”.

Hace dos días volvió a llamarme y realizó una sesión de hipnotismo y la bestia del sueño reapareció, así como su cuadro ansioso-hiperactivo de golpear objetos con el dedo índice y,  hoy, a las 6:00 horas, mi amigo tal vez despierte de la prueba y la bestia, materializada en nuestro mundo, esté; lista para ser examinada o destruida.

He pasado las últimas horas desarrollando este escrito, en lo que mi amigo se prepara para ser sometido a la prueba final.

Nos encontramos en el sótano de una vieja mueblería K2. Los materiales se han colocado con extremo cuidado en el sótano del edificio en horas nocturnas, para no alertar a las autoridades. Las pruebas se han dispuesto realizarse en el almacén, lugar que cuenta con puertas de metal que serán difíciles de abrir para la criatura en caso de que algo salga mal. Los ingenieros se han mantenido en las escaleras de la planta alta. Nos comunicaremos con  radios de baja frecuencia, para no alterar resultado alguno. Soy el único que estará dentro del almacén junto con Abdiel. Dispusieron algunas notas en una mesa de operaciones y tres advertencias en caso de que todo saliera mal.

  1. De no materializarse criatura alguna y el sujeto comenzara a desvariar, perder sangre en exceso o desmayarse, desenchufar el equipo de la corriente eléctrica, desde la carga maestra colocada a un costado derecho de la mesa de operaciones.
  2. Si el sujeto del sueño no se materializa o no lo hace en su totalidad, romper el cristal con el mazo dispuesto cerca del cilindro.
  3. Desenchufar la maquina en caso que no exista materialización alguna.
  4. ADVERTENCIA: EN CASO DE QUE ALGUNO DE LOS TRES PUNTOS ANTERIORES NO SE CUMPLA Y EL EXPERIMENTO SALGA MAL, USAR EL ARMA CONTRA CUALQUIER COSA QUE ATENTE CONTRA MI VIDA.

Este punto me hizo pensar en lo peor. Abdiel conocía los riesgos de los experimentos y estaba listo para recibirlos en caso de algún percance.

“Hacemos esto por la ciencia”, dijo, antes de colocarse el casco neuronal y soportar el dolor de las agujas ingresando a su cavidad cerebral. Los gritos superponían las estructuras del edificio, los ingenieros descendieron de sus posiciones para saber si todo estaba en orden. Abdiel ha pedido que se retiren y le den tiempo para soportar el dolor. Se calmó, al igual que la sangre que manaba de su cabeza y se dispuso a dormir. Conecté el equipo. El experimento inició a las 12:15 horas del día de hoy.

Debo decirles que, hasta la transmisión del onirismo de mi compañero, todo funcionó correctamente. Tal vez, la pantalla no transmitía imágenes claras, debido a interferencias de señales, pero pude ver paisajes con los que mi amigo comenzó a soñar. Era su casa. Conocí a sus padres. Jugó con ellos. Conocí parte del laboratorio donde hicieron sus investigaciones, o al menos eso pude observar. ¡Ahí! ¡La criatura estaba ahí! No era momento de abducirla, tendría que estar muy cerca de mi compañero.

Continúo escribiendo esto, pero mi letra ya no es tan clara, estoy algo nervioso. Continuó soñando otros planos, mas la criatura no estaba lo bastante cerca de Abdiel para presionar el botón y proyectarla hasta el cilindro. Sé que Abdiel me indicaría el momento de alguna forma. Ante la transmisión de distintas imágenes y aunque la interferencia no hacía claras muchas de ellas, pude ver a Abdiel sosteniendo a la criatura y supe que ése era el momento exacto, porque observé a mi compañero sudando y retorciéndose. Entonces apreté el botón. Lo que sucedió a continuación fue increíble. La criatura comenzó a materializarse en el cilindro y a desaparecer en la transmisión de la pantalla muy lentamente. Mi compañero comenzó a sudar a chorros y a querer despertar, su cuerpo se retorcía de formas inexplicables para la forma humana o lo estudiado del cuerpo humano en la actualidad. No soltaría a la criatura, la cual continuaba cayendo hacia el cilindro aquél. Un grito emitido por mi compañero no era humano. Un segundo grito. Abrió los ojos. La sangre brotó nuevamente de su cráneo. Sus ojos eran rojos. Sus manos… sus pies… toda su piel se ha tornado de color oscuro. La criatura dejó de caer en el cilindro y ha comenzado a… tomaré el arma…

***

Esta madrugada la policía ha ingresado tras una llamada a los servicios de emergencia en el sótano del viejo edificio de la mueblería K2 que cerró hace un par de años. Los agentes que descendieron al sótano encontraron el cadáver de un joven de aproximadamente 24 años cuya identidad aún es desconocida por no portar identificación alguna y, señores padres de familia, si tienen niños cerca, aléjenlos de esta transmisión. El joven fue encontrado por partes. Los oficiales que descendieron al sótano de dicho lugar, repito, el sótano del inmueble de la antigua K2, hallaron a un joven desmembrado. Uno de los oficiales a los que se pudo entrevistar, indica que encontraron una especie de máquina, de la cual se tienen pocos indicios y unas notas descritas sobre una mesa de operaciones. Encontraron una criatura enorme y oscura devorando al joven. Esta criatura tenía sobre la cabeza un casco que no pudo quitarse al escapar del inmueble con ferocidad, atravesando el muro de la mueblería. Se pide a todos y cada uno de los habitantes cerca de dicho inmueble permanecer en sus casas. El oficial en turno describió a la criatura como “pesadillesca”, de color negro, garras en sus extremidades y cuernos sobre la cabeza, adjunto al casco que lleva puesto. Ante la ansiedad del oficial, nos ha indicado que es parte de sus pesadillas también, él ya lo ha visto en sus sueños y ha sido parte sustancial de ellos desde el día en que uno de sus compañeros perdió la vida en cumplimiento de su deber. Y debo decirles, damas y caballeros, que ante dicha descripción de la criatura, también es parte de mis pesadillas. Tal vez de muchos de ustedes. Mantengan la calma. Damas y caballeros, las autoridades ya trabajan en el esclarecimiento del caso. No sean ansiosos, se esclarecerá dicho caso. Gracias y buenos días. Que Dios los bendiga a todos.

 

IMAGEN

Saturno devorando a su hijo >> Pedro Pablo Rubens., Alemania 1577-1640.

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de Junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional; desafortunadamente, su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y del taller de creación literaria impartido por el profesor Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 fue finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de “Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Publicó algunos trabajos para el portal electrónico “El nahual errante”. Actualmente, se desempeña como ingeniero de procesos de T.I.


Visitada 11 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario