SATIRITA

por Alberto Curiel

Por Alberto Curiel

Una mañana tras un sueño tranquilo, Andrés Manuel despertó convertido en un monstruoso político, es decir, otro monstruoso político.

claudio-rojas-la-irai

La ira I » Claudio Rojas

 

—¿Qué es lo que me ha ocurrido?—, preguntóse Andrés al tiempo de palpar su nuevo cuerpo. Vestía un suntuoso traje, y en el pecho portaba una distinguida banda; diferente indumentaria de la que llevaba puesta la noche anterior.

Andrés Manuel intentó levantarse, sin embargo, cayó de la cama; sus movimientos habíanse tornado torpes y acartonados, coreografiados, irrisorios. Se deslizó cautelosamente cuidando los pies y manos, parecía que sus extremidades no le obedecían, quebró un jarrón camino al viejo armario hasta donde  se escabulló para mirarse en el espejo integrado en éste.

—¡Aaaah!—, gritó Andrés Manuel horrorizado al notar su pronunciado copete.


Visitada 102 veces, 1 visitas hoy.

TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario