Categorías
Ingresa si ya estás registrado para poder comentar las publicaciones.

Síguenos en Redes Sociales
22 junio
2014
Ensayo Literatura Recomendación Reseña Reseña crítica
667 Vista(s)

SEDA, DE ALESSANDRO BARICCO, UN ENCUENTRO SORPRENDENTE

Por Alberto Navia

¿Qué se necesita para que algo sea memorable? ¿Qué se necesita para que algo se vuelva recomendable? No lo sé. Tal vez sea la impresión que ese “algo” ha causado en nosotros. Tal vez sea que ese “algo” ha quedado tan incrustado en nuestra memoria que necesitamos compartir con alguien más nuestra impresión. Después de todo son las afinidades las que nos acercan, las que nos permiten compartir un sentimiento o una emoción. Hoy quiero compartir con ustedes un encuentro sorprendente: en 1996 el escritor italiano Alessandro Baricco publicó su novela Seda (Seta en italiano); yo la encontré mucho tiempo después y he, lo confieso, reincidido en ella en múltiples ocasiones e indefectiblemente la he encontrado grandiosa.

¿Pero, qué es Seda? ¿Una historia de viajes, un texto de costumbres, una novela de amor? La historia se desarrolla en la pequeña ciudad francesa de Lavilledieu, en la medianía del siglo XIX. Cuenta la historia de un joven comerciante francés, Hervé Joncour, dedicado al trasiego de huevos de gusanos de seda. Es una historia entre la Europa central y el lejano país del Japón. Es el relato del encuentro de dos culturas distanciadas en el espacio y en el tiempo. Es la historia de los viajes de Hervé Joncour que duraban tres meses y se hacían en tren, a caballo y por barco desde la Europa occidental y atravesando la helada estepa rusa hasta llegar al fin del mundo, es ahí donde estaba el Japón. Es la vida, también, de un joven francés atrapado entre dos grandes amores.

Hervé Joncour puso el cigarrillo en el borde de la mesa antes de decir:

— ¿Y en dónde queda, exactamente, el tal Japón?

Baldabiou alzó la punta de su bastón y la apuntó hacia el otro lado de los techos de Saint-August.

—Siempre derecho hacia allá. Dijo.

—Hasta el fin del mundo.[i]

En su maravilloso texto El arco y la lira Octavio Paz afirma que lo que permite clasificar a un texto como “poético” es el ritmo del lenguaje utilizado para escribir una obra, por lo que la característica poética de un texto va más allá de la versificación, la métrica o la rima. Así, no es necesario que una obra literaria este estructurada en versos para que pueda ser considerada como “poesía”. Pues bien, Alessandro Baricco se ha preocupado minuciosamente porque el lenguaje con el que está construida Seda sea un lenguaje poético. La forma en que están sintetizados los viajes de tres meses desde Francia hasta Japón, las repeticiones intencionales, la cadencia del lenguaje, las sugestivas imágenes que provoca en el lector, y hasta el contenido de algunas partes del texto evidencia, sin lugar a dudas, la naturaleza poética de esta obra inefable.

Así que amigos míos, les invito esta vez a sumergirse en el mundo romántico y sorprendente de esta obra de Alessandro Baricco, a quien podemos seguir, dicho sea de paso, a través de libros como Sin sangre, City y Emaus. Aquí les dejo una pequeña prueba de Seda, para que se animen a leerla:

Hervé Joncour vagabundeó por el pueblo respirando el aire fresco de la noche y perdiéndose entre las callejuelas que subían por el flanco de la colina. Cuando llegó a su casa vio un farol, encendido, oscilando detrás de las paredes de papel. Entró y halló a dos mujeres, de pie, frente a él. Una muchacha oriental, joven, vestida con un simple kimono blanco. Y ella. Tenía en los ojos una especie de febril alegría. No le dio tiempo de hacer nada. Se acercó, le tomó una mano, se la llevó al rostro, la rozó con los labios y, después, estrechándola fuerte, la puso entre las manos de la muchacha que estaba a su lado y la tuvo allí, por un instante, para que no pudiera escapar. Retiró su mano, finalmente, dio un par de pasos hacia atrás, tomó el farol, miró por un instante a los ojos de Hervé Joncour y escapó. Era un farol anaranjado. Desapareció en la noche, pequeña luz en fuga.[ii]

Por supuesto, he preservado los mejores momentos para que sean descubiertos por ustedes al leer esta pequeña pero grandiosa obra literaria. ¡Disfrútenla! Y no se olviden de enviarnos sus comentarios.

OBRAS CONSULTADAS
Baricco, Alessandro. Seda, versión epub.
Paz, Octavio. El arco y la lira. México: FCE, 1956
[i] Baricco, Alessandro. Seda, versión epub, cap. 8.
[ii] Ibíd., cap. 34.

OTRAS RECOMENDACIONES

The trick, William Potter, is not minding that it hurts >> Alberto Navia

Los convidados de agosto, de Rosario Castellanos >> Vladimir Espinosa Román

Zaid Carreño y sus Memorias falsas >> Víctor Alvarado

.

 

(Visited 136 times, 1 visits today)



Deja un comentario

Síguenos en Facebook

Productos

Síguenos en Instagram